Cómo ser una persona horrible y regodearse de ello

Mientras escribo esto, durante un descanso laboral, unas dos o tres decenas de feministas radicales se reúnen en el frío a protestar por la liberación de Nahir Galarza, una mujer joven que robó el revólver de su padre, un oficial de policía, y asesinó a su novio de dos balazos. Esta fue la conclusión de … Continuar leyendo