El sublime lenguaje de mi siglo

Aproximadamente una vez al mes, tengo una pequeña crisis – oh, bueno, “crisis” parece un término demasiado pesado. Esto es banal. Las crisis no son súbitas ni efímeras, tienen sombras extensas, son un desmigajamiento más que un golpe. Las crisis matan gente. Y quienes no mueren pero tienen que engrosar los números que evidenciarán “lo