CulturaLa política de la paranoia y la paranoia como política

La política de la paranoia y la paranoia como política

Anexo sobre Freud

El artículo de Sedgwick, por otra parte, nutre su desarrollo del pensamiento paranoide y de sus procesos reparativos, de las elucubraciones de Freud y Melanie Klein. Esto merece una nota marginal.

Camille Paglia, quien no es santa de mi devoción, planteó algo bastante interesante en Sex, Art and American Culture, cuando dijo que “Uno [lee a Freud] no por sus conclusiones, que son siempre tentativas y e inconclusas, sino por el intrépido juego de su inteligencia especulativa”. Freud, mi experiencia como paciente y los expertos apuntan, es pésimo en la clínica y excelente en la academia. De igual manera, los escritos de Willhem Reich sobre el fascismo son espectaculares, y nos permiten una comprensión más profunda del fascismo como fenómeno social — véase mi artículo sobre Saló — pero me permito ser escéptico sobre su aplicación terapéutica.

Subí Drag View