El problema con el amor, 15 años después de Brokeback Mountain

Brokeback Mountain (Ang Lee, 2005) es uno de esos films que habito, a los que de cuando en cuando retorno como espectador, pero que ocasionalmente reaparecen en mi mente sin que los busque, de a fragmentos. No voy a extenderme sobre los detalles narrativos de Brokeback Mountain, pero considero que la peor función que podría

Las dinámicas de mercado de OnlyFans

Poco me interesa discutir ahora la dimensión moral de Only Fans en particular o del trabajo sexual en general. En cierta ocasión, me definí como “a favor del trabajo sexual, con ciertas reservas.” Si bien no será el foco del presente, supongo que hacia su final será evidente para usted, lectore, qué considero potencialmente problemático.

El trigo en el propio

El sello de las discusiones políticas y culturales de la última década es la prevalencia de posturas basadas en moralismos. Si bien la sexualidad ha perdido gran parte del tabú, muchas problemáticas que se desprenden de ella son tratadas desde ángulos que no ofrecen soluciones, lo cual es especialmente preocupante cuando hablamos de delitos, como

Trabajo sexual virtual: Reimaginando la intimidad más allá del cuerpo

El pasado viernes 15 de mayo, leí una particular noticia sobre Holanda. Resulta que el Instituto Nacional Holandés para la Salud Pública y el Medio Ambiente (RIVM) recomendó a su población soltera tener “compañeres de abrazos” o “compañeres sexuales” en el contexto de la pandemia. Esto se debió a críticas por la distancia que se

El diablo encuentra trabajo [GONE SEXUAL]

Bienvenidos a una nueva edición de El Semanario de Coger. ¿Quién cogió esta semana? ¿Con quién? ¿Fue una cogida políticamente constructiva o un secreto sucio? ¿Miraron buena pornografía o fueron partícipes en la perpetuación de un imaginario sexual violento y excluyente? ¿Existe la buena pornografía? Discutir la sexualidad obsesamente es sintomático de una vida sexual

Predicciones contradictorias sobre transhumanismo y vigilancia [GONE SEXUAL]

Durante esta década de – ¡Gracias Cristo! – pronto fin, el precipitado progreso tecnológico ha afectado todas las facetas de nuestras pequeñas vidas. Todo sucedió tan rápido y modificó tan profundamente la textura de nuestra experiencia que nuestra ficción es, o deficiente o derivativa. Las historias que contamos, si no están ambientadas en épocas pasadas,