La idea de una “guerra de ideas” es peligrosamente antiliberal

Por Sofía Vázquez y Aaron Marco Arias Pasaron 100 años ya de Verdún. Hoy, sobre los límites de la razón, en las fronteras del absurdo, ha sido construido otro campo de batalla, virtual, artificial. Allí transcurre un combate que aparenta no tener grandes consecuencias, ser moralmente despreciable y físicamente inocuo. Lo que lo dirime es

Nuestro pobre machismo

Tiendo a reincidir en mis errores, particularmente en aquel de ingresar a Grindr con esperanzas de encontrar a alguien neurológicamente normal y dispuesto a tener relaciones sexuales conmigo. Mi perfil es bochornoso, por supuesto, pero no tan bochornoso como podría ser. Aún no me he rotulado como “masculino”, “macho”, o “masc x masc” (hombre masculino

El lenguaje, inclusive.

Si emplear “lenguaje inclusivo” es ejercer política de la banalidad, desgarrarse las vestiduras como si fuese el problema más grave en el mundo, es doblemente banal. Aquí, por el momento, ignoraré pequeños absurdos por partes de ciertos sectores radicales, que convierten al cuerpo en cuerpa. Sus experimentos expresivos son irrelevantes para el punto al que

Cómo ser una persona horrible y regodearse de ello

Mientras escribo esto, durante un descanso laboral, unas dos o tres decenas de feministas radicales se reúnen en el frío a protestar por la liberación de Nahir Galarza, una mujer joven que robó el revólver de su padre, un oficial de policía, y asesinó a su novio de dos balazos. Esta fue la conclusión de

Como si mi opinión sobre la legalización del aborto importara [REVISADO]

Hasta, aproximadamente, mediados del año pasado, contaba con el surplus energético necesario para entrometerme constantemente en las publicacione pseudo-políticas de mis contactos de Facebook, e intentar “debatir” – empleo este término en su sentido más laxo posible. Uno de los intercambios más extensos y gratos que recuerdo, se desarrolló en la sección de comentarios de

Por qué el trabajo sexual es trabajo

Esta no pretende sino ser una respuesta corta a un post de Facebook, que, si bien ha tenido una difusión humilde, tomaré como una oportunidad para tratar argumentos contra el comercio sexual independiente, que lo exceden en popularidad. En el post en cuestión, Varvara Fioletovi arguye que el trabajo sexual no debería ser considerado como trabajo, sino

Vibran mxs Trans*Sentidxs, algún/x bastardx sx está divirtiendo

  Comenzaré disculpándome. Ayer llegó a mí un artículo publicado en la página web de La Izquierda Diario, en el que el periodista Milo Casadei arremete contra quienes mofan a minorías. Casadei presenta tres ejemplos de humor discriminativo y excluyente, cierta broma publicada en la página de Facebook Gatos en el espacio, la cabecera de EAMEO, una página de Facebook que