Que vuelvan las sectas

Un fantasma recorre el mundo: el fantasma de la desesperación. Seguramente lo has visto o incluso sentido; La impotencia, la soledad, la desesperanza. Siempre es traído a colación lo contradictorio que es que, estando ya en un mundo tan conectado, nos sintamos cada vez más solos. Pero esto ni siquiera es un fenómeno actual, antes de la hiper-conectividad, ya decían lo mismo de las grandes ciudades, dónde nadie se mira, nadie se habla, nadie pide ayuda y nadie la brinda. Cada persona ofuscada en su mundo, entregándose de lleno al vacío de sus propias crisis existenciales. La falta de propósito no es una novedad siquiera, todo el mundo lo sabe, desde que la gente en la antigüedad se comenzó a preguntar “¿Quiénes somos? ¿Por qué estamos aquí”? Lo cierto es que nadie tiene todavía esas respuestas, pero si están las ilusiones de una.

Aquí surgen las iglesias, las mezquitas, los templos, las religiones, los cultos, las sectas. La espiritualidad es la búsqueda de respuestas que el mundo falló en responder a través de lo meramente sensorial, y arruguen la nariz todo lo que quieran, pero también requiere su propia cuota de razonamiento y lógica (a pesar de que sea más fácil que una masa descerebrada se entregue a creencias colectivas, ninguna religión ha estado corta de grandes pensadores). Comunidades enteras entregándose en cuerpo, mente y alma (si acaso aprecian diferencias entre las tres) para hallar respuestas, y si no las encuentran, al menos lo hacen juntos.

No se saben bien las definiciones precisas, debido a que hay toda una corrida con qué es cada cosa. La diferencia entre un grupo siguiendo cierta filosofia, idea, icono o persona ya sea fantastica o real abren las puertas a debatir si acaso ciertas religiones o ideas no son sectarias. Normalmente el termino es utilizado de forma peyorativa con respecto a grupos de personas fuera de la hegemonia teologica catolica, “herejes”. Se las suele relacionar a algo peligroso, y ejemplos no han faltado dentro de la cultura popular. Remember Jonestown? un exitazo.

Lo ironico es que ningñuna secta se denomina a sí misma secta. El grupo etiquetado como una secta, intenta desde su punto de vista salvar la esencia de la religión de la que se desprenden de la decadencia o llevarla a la perfección. Plantea un reclamo religioso (en el caso de las denominadas sectas psicológicas y políticas, ideológico) similar a muchos movimientos de avivamiento y renovación, pero esto en oposición a la tradición u oficio religioso del que se ha separado. Corre el riesgo de estar más en contra de algo que por algo para tomar su rechazo y hostilidades más importantes que sus esperanzas y metas. Allí nos podemos dar cuenta de qué tipo de personas se pueden llegar a afiliar/unir/iniciar en una.

¿Y si pensamos fuera de la palabara? ¿Y si en realidad existen sectas que no son vistas como sectas? ¿que tanto grado de libertad de pensamiento existe en quienes conforman su realidad según cierto sesgo ideologico y no pueden concebir que la realidad sea otra?

Hay algo muy poderoso en las comunidades, en contar los unos con los otros. Hay un aprendizaje constante, hay apoyo mutuo, hay amor. Llámesele “dudar”, reflexionar”, o su versión más actualizada, y si me perdonan la palabra, “deconstruirse”, dónde nos despojamos de viejos saberes y costumbres, para saltar al abismo de lo desconocido. Cambiar. Crecer. ¿Quién establece cómo cambiamos y para qué? Según cómo lo veo, ellos tambien tienen sus sectas. Se creén tan libres y cultivados, yendo tras un idea representada en un pañuelo, sea del color que sea. No los estoy poniendo al mismo nivel de preocupación moral por supuesto, sinó sus caracteristicas en común. Pero lo cierto es que sostienen formas hegemonicas, por eso no admiten que son una secta.

Pero, ¿porque ocurre? No podemos decir simplemente “la gente desesperada lo hace”. ¿acaso hay una alternativa? Lo cierto es que ocurre desde una perspectiva más espiritual con respecto a cómo afrontar la realidad. Podemos tener cierto complejo de superioridad cuando nos referimos al cambio. Si, “es inevitable”, pero la frase carece de encanto. Se han librado guerras y se han ejercidos genocidios, literalmente, para evitar el cambio. No es para tomarlo tan a la ligera. Decir “el cambio es inevitable” es cómo decir “algún día, vas a tener que saltar del precipicio, y nadie te va a salvar”. En términos individuales, siempre tendremos que librar pequeñas batallas entre aquello que creíamos como una verdad inalterable, y ante lo novedoso, aquello que nos contradice. A nivel colectivo ocurre de forma similar. Somos pequeñas piezas de rompecabezas constantemente tratando de encajar las unas con las otras. Hacer eso significa “cortarnos algunos bordes”. A nivel individual, podemos rehusarnos a hacerlo. A nivel colectivo, ocurre lo mismo. No te será tan difícil recordar casos donde una sociedad entera se ha rehusado a “cortarse sus propios bordes” ante aquello que la contradice. ¿Adapatarse a la idea de que los negros son personas? es más razonable quemarlos. Todo esto es política.

Incluso si creés o no en una figura, creés en la idea subyacente que esa figura representa. De echo en una sociedad, avanza el tiempo, y lo que les daba propósito a las proclamas espirituales desaparecen. Ya no hay un Dios o Dioses todopoderosos que velen por nosotros, lo superior es el rey, el Estado, el Capital. Servir. Ese es tu propósito. No tenés elección. No importa el amo, el camino es la servidumbre. Esa es la respuesta. Existís para que la maquina siga su funcionamiento. Sólo sos un engranaje, un eslabón más de la cadena, y se han tomado las medidas necesarias para que si una parte no funciona como la maquina quiere, seas simplemente descartado, desplazado, olvidado. También eres reemplazable. No se puede contradecir el estado de las cosas, ¿no querías pertenecer? Entonces pertenecé. Cualquier otra preocupación es totalmente secundaria y sin importancia. Seguramente hay una app para eso. No hay otro camino.

¿O lo hay?

¿Alguna vez te has sentido así? Cuidado, tambien podrias ser carne de secta. Ahora la pregunta es: ¿Cual hay? Si despues de todo, tus preocupaciones son reales. Tiempos radicales crean comunidades de gente, porque la necesidad de encontrarse es inquebreantable. Y bueno, podriamos considerar algunas de éstas nosé si sectarias exactamente, ya que las barreras de entrada pueden ser difusas. Si, a veces requiere guita como esa vez que quise suscribirme a un Onlyfans, a veces la barrera de entrada a una comunidad pueden ser entender un meme.

Cómo dije anteriormente, hay algo muy poderoso en las comunidades que se organizan a buscar un sentido espiritual. Así surgieron etc., no me repetiré. La verdad es que el cambio asusta, y a nivel colectivo, ya habrán visto a lo que puede llevar una comunidad asustada. Saltar al vacío significa no tener las respuestas, significa estar nadando en un océano de noche, sin saber que hay abajo. Lo cierto es que necesitamos algo a lo que aferrarnos. También otra cosa es cierta, poco a poco, nos vamos despertando, el vendaje se cayó de nuestros ojos: Dios, el Rey, El Estado, Ese partido, El mercado, ponele el nombre que quieras a esa entidad superior que supuestamente vela por vos: Son corruptos, y lo están por el simple echo de que fueron puestas por encima de nosotros, y nosotros mismos lo hicimos. Es mejor ir con la cabeza gacha, no hacer preguntas, no vestirse de cierta forma, no ir a los lugares equivocados, no ser de cierta forma. En cualquier momento podés ser esa parte de la cadena que es reemplazada. Y si te pasa, no hay Dios, ni Rey, ni Estado, ni Partido, ni Mercado al que le importes. Hubieras nacido rico, no es tan difícil.

Pero a mi sí me importa, y a vos también te importa.

Nos importa, y nos preocupa muchísimo. De hecho, al poder le es muy conveniente que estemos en soledad y desesperación. Es conveniente que cualquier intento que hagamos de “recortarnos los bordes” sea para entrar en el gran rompecabezas que han creado, en vez de con nosotros y entre nosotros. Hay una infinidad de posibilidades no exploradas, pero todas se han sublimado a una hegemonía particular, al sentido espiritual que han impuesto: Servir al amo.

El amor no se ha desvanecido por la decadencia de occidente, la amistad no se ha vuelto más superficial, la camaradería no se ha extinto. No es eso, es que la misma maquina que nos coopta se está desmoronando, y hará todo lo posible para seguir en pie, incluso si significa desprenderse de varias piezas, incluso si significa librar un genocidio, o proclamar un líder fascista. Hará todo lo posible para evitar el cambio, convenciéndonos de que no hay nada en el vacío.

Pero lo hay. Cuando salto al vacío, tomo tu mano, que es no solo un gesto, es también un propósito. Porque cuando tenemos que desprendernos de aquello en lo que creamos cierto, cuando tenemos que empezar a aprender cosas de vuelta, es esa mano, la de mi camarada, quien no necesariamente es mi amante, ni mi amigo, pero un humano que tengo enfrente, un camarada, que también está en la misma mierda que yo, a lo que vale la pena aferrarse.

Hay algo muy poderoso en las comunidades que se organizan para buscar un sentido espiritual. Bien lo saben los fascistas en 4chan: Cuando aquello que debía velar por ti falla, y solo hay desgracia en tu camino lleno de abandono, es entonces que las comunidades pueden rescatarte, pueden darte propósito (en el caso de ellos, odiar a ciertos grupos particulares, por supuesto). Pero la camaradería no le pertenece para nada a los neo-nazis que pululan por internet, simplemente lo tuvieron más claro, porque el desamparo y la sucesiva radicalización de lo que eso conlleva les hizo encontrarse con gente que también mantenía la cabeza gacha y estaba en la mierda. Se encontraron para apoyarse, y envalentonarse. sí, yasé, sus “propositos” son destructivos, pero justamente a eso me refiero, ¿porque no se puede pensar en una alternativa constructiva? Can we talk about a White Pill? Igual tranca, acá no hay que chuparle la pija al líder del culto (Igual se puede arreglar).

En lo que se refiere a definiciones, cómo ya expliqué, las barreras son difusas, en parte también porque tales discusiones entran en terrenos pantanosos de crear leyes que puedan perseguir ciertos sistemas de creencias y hasta ideologías. De nuevo el debate de la censura y referenciar a 1984. Nosé si seremos un culto o no, pero cómo dije, las sectas no se definen a si mismas como sectas, por un sentido ironico, y porque somos Nada Respetable, por supuesto que elegimos secta.

Los días venideros

Lo cierto es que no importa en que época nos encontremos, parece que siempre habrá memes edgys, chistes sobre gente menos afortunada, sátira y demás ranciadas que encontrarías en Voxed, Reddit y demás etc., e inlcuso existían antes de la internet. Sólo cambió el formato. Siempre habrá peleas eternas sobre la nada que lo parecen todo. Cómo si contradecir al troll de turno le diera inclusión a [inserte minoría aquí]. Siempre habrá un charco lleno de mugre, y quienes tienen realmente el poder, bajo quienes estamos todxs, son los capaces de llenarlo o reducirlo, pero nunca eliminarlo. Sé que es una grotesca reducción, pero a veces así lo parece, pero también se nos ha convencido de que no tenemos ningún poder. ¿De dónde sale nuestra impotencia cuando nos enteramos que la p0lic1a chupo a otro?

Vivimos tiempos muy confusos, caóticos, y perversos, llenos de abandono. Las escalas se verán alteradas en los días venideros, las contradicciones no tardarán en surgir, aquello que nos debía cuidar (como dije antes, ponele el nombre que quieras a tu organización corrupta, falta de virtud y ética favorita) se nos reirán en la cara y nos provocarán dolor, y probablemente nos hagan sentir desesperanza, si no es que ya está ocurriendo ya. Más que nunca, nos necesitamos. Tenemos y tendremos mucho en común con los admiradores del sapo pepe en 4chan: estar en la mierda. La camaradería no ha muerto, está resucitando, debe hacerlo, si acaso creemos que nos merecemos algo mejor. El espíritu no puede quebrantarse, nuestra dignidad no es negociable y los lazos que nos unen deben ser más fuertes. El amor, la amistad, la cooperación sobrevivirán al oxido de la máquina, por eso debemos, y (perdón para acá viene un momento muy hippie) amar más fuerte, amistarnos lo más posible y renovar el sentido de la palabra “camaradas”. ¿Sentis que todo es una cagada? Yo también. Nosotros también. No estás solo, no hay desesperanza, te han convencido de que así es, para que te mantengas calladito.

Un fantasma recorre el mundo: el fantasma de la camaradería. El día que dejamos de ignorarnos y realmente nos unimos. Y unirnos no en nuestros términos, y no en los términos que dicen sus afiches. Ese día es el que realmente temen.

La iniciación son unas nalgadas al grito de “¡Viva Posadas!”

¿Te gustamos? Vos también nos gustas.

Si disfrutas lo que hacemos, considerá invitarnos un café.

Invitame un café en cafecito.app

Deja un comentario