Algún día te vas a preguntar “¿Cómo llegamos hasta acá?”

En el día de ayer, el Boletín Oficial publicó la información relativa a la creación del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad, y el origen de los fondos para dicho fin.

Poco importa mi opinión personal respecto al Ministerio en sí, pero lo que encendió mis alarmas es que la mayoría del dinero estaba redirigido desde una partida originalmente destinada al personal de las fuerzas de seguridad/fuerzas armadas (presumiblemente del Instituto de Ayuda Financiera o del IOSFA).

Ciertamente, desconozco los pormenores de cómo se manejan las arcas del Estado y tal vez esto sea una nimiedad administrativa, qué se yo. Simbólicamente, ES relevante. Deliberadamente informé a algunas personas que iban a interesarse en ésto, lógicamente porque les ayuda a su propia agenda, la cual es en muchos puntos incompatible con mi visión de cómo debieramos convivir como sociedad.

El resultado es que, hace un rato, Gomez Centurión le habló a los suyos, indignado al respecto (y quizás con algo de razón, si es cierto que los fondos fueron quitados a IOSFA) y alimentando su propia narrativa de que el Estado impulsa la ideología de genero y destruye las FFAA.

De más está decir que me opongo a la idea de que deben bastardearse las fuerzas de seguridad, que se lo merecen por algún mandato histórico y que hay que mofarse simbólicamente de ellos cada vez que podamos. Si bien puede no haber un consenso en que sean prioridad en la coyuntura actual, los derechos laborales y la seguridad social de sus integrantes no debería ser rifada para suplir un agujero fiscal.

Por otra parte, podría pensarse que el daño colateral de crear el Ministerio de la Igualdad fue dejar a determinadas personas como moneda de cambio, como chivo expiatorio lógico en un contexto de malestar económico. El personal de las fuerzas de seguridad y personas ideológicamente afines verán un gesto de éste tipo como una obvia provocación, y me cuesta creer que quien tomó la decisión de quitarle esos fondos para crear un Ministerio que se contrapone de cuajo a narrativas conservadoras, ignoraba la reacción que iba a causar.

¿Qué están buscando con ésto? Es la última advertencia que voy a hacer, porque ya me está pudriendo un poco tener que tocar estos temas: Basta de usar las banderas de las minorías para causas que exceden a los individuos que las integran. Basta de la masturbación progresista al pedo en un contexto económico de mierda. Una buena parte de la sociedad no nos va a aceptar por la fuerza y mucho menos si nos pueden echar la culpa de su propio mal pasar. Miren un poco lo que pasa en el mundo, tengan un gramo de autocrítica. ¿No quieren un Bolsonaro? Dejen de apagar el fuego con nafta. Si es que lo hacen sin querer, cosa que empiezo a dudar.

Un comentario en “Algún día te vas a preguntar “¿Cómo llegamos hasta acá?””

Deja un comentario