Nuestro pobre machismo

Tiendo a reincidir en mis errores, particularmente en aquel de ingresar a Grindr con esperanzas de encontrar a alguien neurológicamente normal y dispuesto a tener relaciones sexuales conmigo. Mi perfil es bochornoso, por supuesto, pero no tan bochornoso como podría ser. Aún no me he rotulado como “masculino”, “macho”, o “masc x masc” (hombre masculino … Continuar leyendo